El futuro, tractores y remolques sin humanos al volante

16 agosto, 2017  —  By

El avance podría dejar sin empleo a más de 1.7 millones de conductores de camiones sólo en E.U.

Los conductores de camión tienen que manejar largas jornadas y cumplir horarios para la entrega de mercancía, lo cual conlleva a que lamentablemente se produzcan accidentes, y que en estos mismos, se produzcan perdida no sólo material sino humana.

Será posible que un computador pueda disminuir este tipo de accidentes y buscar mejores opciones cuando haya alguno enfrente de él para cumplir con las entregas.

Probablemente la respuesta la tendremos en los próximos 5 a 10 años, porque varias compañías ahora están probando camiones autodirigidos. Aunque muchos problemas técnicos aún no se han resuelto, los proponentes afirman que los camiones con autodirección serán más seguros y menos costosos.

“Este sistema a menudo conduce mejor que yo”, menciona Greg Murphy, que ha sido un camionero profesional durante 40 años. Él ahora apoya como un conductor de respaldo de seguridad durante las pruebas de camiones autodirigidos por Otto, una compañía de San Francisco que se adapta a los camiones con el equipo necesario.

Pero los obstáculos tecnológicos que enfrentan los camiones autónomos son más altos que los de los automóviles autodirigidos. Otto y otras compañías tendrán que demostrar que los sensores y el código pueden coincidir con la conciencia de la situación de un profesional de camionero habilidades perfeccionadas por años de experiencia y formación en el pilotaje

Los camiones de auto-conducción afectarán a un enorme número de obreros. Hay 1,7 millones de empleos de camiones en los EE.UU., de acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales. Sin embargo, los empresarios están apostando a esta tecnología la cual igual ya se encuentra aplicando en algunos automóviles.

Por el momento los camiones de prueba cuentan con equipo muy parecido a la calidad que se usa para la guía de misiles que utiliza el gobierno, incluye 4 cámaras de video orientadas hacia el frente, radar y una caja de acelerómetros. En el interior de la cabina hay un microordenador a medida, refrigerado por un líquido, el cual es necesario para romper la vasta corriente de datos del sensor y pastoreo a través de los algoritmos de orientación que ajustan los comandos de frenado y dirección para compensar el peso de la carga del camión.

Los avances para que estos camiones operen se están dando muy rápido lo cual podría representar que el poco tiempo puedan entrar el funcionamiento, aunque primero se tendrá que batallar con los empleos que acabaría este avance tecnológico.